Piedrahita, cocinero con alma de Pintor

La comida y el arte deben ser armónicos, contener una composición limpia, tener un equilibrio de colores y texturas. Así es la vida de Jeison Fernando Piedrahita, un artista laboyano empírico con talento innato en la pintura, que demuestra cada día que el arte lo lleva en las venas, y lo puede transmitir a cualquier labor que desempeñe, como lo hace actualmente en su profesión de cocinero.


Fotografía: Piedrahita

Jeison es un cocinero del Container Frida, un establecimiento ubicado en Pitalito, en su rutina cotidiana, prepara alimentos mexicanos y peruanos, haciendo que su amor por el arte y la cocina se fusionen en cada preparación.

El Arroz Chaufa, es un platillo exquisito de orígenes peruanos, que une sus ingredientes con técnicas en cocción, tiempo, temperatura y orden de preparación.

El Chaufa es uno de los alimentos que requiere más tiempo para llevarlo al cliente, así lo ratifica Jeison “ Las medidas han ser exactas, la preparación paciente de cada ingrediente por separado y en unión, deben tener una técnica consistente, este es uno de los platillos más rico que hacemos en Frida. Pero la satisfacción de hacerlo es solo comparada con la satisfacción de ver al cliente cuando llega el pedido a sus manos y es de su agrado, que lo disfruta, que se lo come todo; para mi es algo muy gratificante ver que  les gusta, que lo disfrutaron como yo disfrute haciéndolo”

En el arte es similar, revela Jeison “Porque cuando termino una obra que es por encargo, yo siento muchos nervios, como si fuera la primera cita, yo siento las mariposas que dicen tiene la primera cita en el estómago, y pasan por mi cabeza preguntas como ¿Qué va a pensar? ¿Si le va a gustar?, y lo más chévere es cuando el cliente la mira y le gusta, para mi es casi igual estas sensaciones, ya que es gratificante la reacción de la gente” siendo lo más importante y reconfortante que puede sentir Jeison al finalizar una obra.

Arte en vida

Fotografía suministrada por Piedrahita

Jeison Fernando Piedrahita, es un joven artista oriundo de Bruselas, su infancia transcurrió en la vereda Villa Fátima, desde muy niño se interesó por los trazos a lápiz. Desde su educación básica incorporó su talento artístico con alguna materias que cursaba: “Me gustaba mucho la clase de artística, en esa clase él maestro nos ponía a hacer esculturas con material reciclable, en ocasiones le hacía trabajos para mis compañeros de colegio, yo nunca les cobre lo hacía con gusto, en esa época solo tenía  10 años”

En el transcurso de los años este niño inquieto empezó a buscar por medio de libros y videos de YouTube, las técnicas necesarias para su crecimiento artístico, con el fin de impulsar su habilidad, así generó una mejoría en sus trazos y obtuvo conocimientos en métodos prácticos para trabajos a lápiz, óleo, manualidades y carboncillo.


Fotografía: Piedrahita

Alexander Piedrahita Muñoz, hermano mayor de Jeison, le contó a Suregión que “Jeison siempre se destacó por hacer bien los trabajos estudiantiles en pintura, dibujos y manualidades; el primer logro que obtuvo fue una participación departamental, en la cual expresaba su acuerdo o desacuerdo por medio de un dibujo, exponiendo su postura ante el embarazo prematuro”.

Para Jeison, el alma de sus pinturas se encuentra en los ojos de la persona o animal que está retratando, de allí que poco a poco fue descubriendo su propio estilo donde el realismo, el detalle y la anatomía humana jugaban un papel muy importante para sus obras, con técnicas a carboncillo que unían estos requisitos en sus trabajos artísticos más recientes.

Los cartones de su hogar fueron sus primeros aliados, inicialmente los recortaba y limpiaba utilizándolos como lienzos para plasmar sus obras. “Las cajas de nevera o de lavadora eran el premio mayor, ahí podía hacer muchísimas más cosas, por esa razón trataba de aprovéchalos al máximo” afirma.

Pese a no tener el dinero suficiente para comprar lienzo o liencillo para la elaboración de sus pinturas, decidió ir a la montaña a recolectar café, para poder suplir con sus necesidades básicas y así mismo, generar algo de dinero para invertir en el arte, como lo hace notar Alexander Piedrahita “Nosotros somos campesinos, mi hermano inicialmente trabajó en el campo para conseguir sus materiales artísticos, después se dedicó a desarrollar obras artísticas por pedido”.

Fotografía suministrada por Piedrahita

Sus primeras obras fueron los santos que adoraba su madre Luz Miriam Muñoz Fernández, hechos con materiales de colegio como lápiz y colores, puesto que ella siempre fue un apoyo incondicional, y aunque su reacción al término de las obras no era de sorpresa, él sabía que ella admiraba su trabajo, ya que siempre seguía de cerca cada trazo de sus obras.

¿Cuál es el apoyo que reciben los nuevos artistas en Pitalito?

Mario Valbuena Rojas, coordinador de EFA y eventos culturales del Instituto de Cultural Recreación y Deporte Héctor Polania Sánchez (ICRD) constata que se abren convocatorias que buscan incentivar el fomento y la difusión de las actividades culturales y artísticas, están dirigidas a toda lo población y tiene como fin encontrar nuevos talentos, y abrir espacios para quienes estén en la búsqueda de mostrar sus diferentes formas de expresión.

Los espacios administrados por el ICRD están abiertos para que cualquier ciudadano haga uso de ellos, espacios que se solicitan por medio de un oficio, el permiso de la actividad, la cual tiene que estar en concordancia con el objeto, visión y/o misión del ICRD

No obstante, el apoyo que realiza el Instituto de Cultura Recreación y Deporte en muchas ocasiones es cuestionado en el Valle de Laboyos, ya que para algunos nuevos artistas es imposible conseguir algún tipo de apoyo por parte de esta administración, tal es el caso del grupo de Rap Freestyle Pitalito Sparta, que aunque siendo un grupo ya conformado, organizado y secuencialmente activo, carece de apoyos institucionales para el crecimiento artístico de sus integrante y eventos, asi lo afirma Julián Pasaje, canta autor de Rap improvisado.

Share

Comentários no Facebook