Artesanías en bambú, atractivo para el turismo del corregimiento de Bruselas

Las artesanías elaboradas a partir del bambú han ido evolucionando, desde la creación de bisutería y decoración hasta la infraestructura de importantes acabados como cabañas, muebles e imponentes edificaciones. Adicionalmente, es un elemento muy utilizado para las tiendas de café especial, miradores y demás sitios turísticos que emergieron tras la pandemia de la COVID- 19 en el corregimiento de Bruselas. El sector se proyecta como un renglón importante de la economía regional.

Por: Sonia Bedoya Vega, periodista de Suregión

En 1950 se fundó el centro poblado de Bruselas. Su economía se basó inicialmente en el aserrío de madera, luego de un tiempo, al conocerse del negativo impacto ambiental que se producía al realizar esta actividad, se dio un campo a la agricultura, con la siembra de yuca, plátano y papa. La caficultura en Bruselas tomó fuerza y se convirtió hasta el momento, en el principal sector económico al punto de lograr reconocimiento por su alta producción en cantidad y calidad. En el 2020, a raíz de la pandemia de la COVID 19, emergieron movimientos en el ámbito turístico en aras de visibilizar a partir del atractivo cafetero un sinnúmero de características representativas de la población, lo cual le ha dado un fuerte dinamismo a estes sector en la economía de la región.

Es importante destacar que Bruselas es una población de grandes talentos, cuenta con diferentes profesionales que dependen de un comercio local que por sus características ya excede los parámetros propios de un corregimiento. Es agradable recorrer  las principales calles del centro poblado y además de percibir diversos aromas de café, en las fases de secado, mojado, tostado, es posible advertir varios emprendimientos de artesanías, que incluyen la creación de  tejidos, cerámica, iraca, hueso, piedra, madera guadúa y bambú. A partir del bambú es posible generar un sin número de actividades productivas de carácter local, ya que su cultivo y uso no conlleva el empleo de equipos sofisticados ni costosos. Las comunidades que laboran este arte, han creado a partir de esta planta: alimentos, vestidos, viviendas, estructuras, muebles, objetos artesanales y de uso doméstico, instrumentos musicales, armas defensivas, medios para la pesca y la caza, entre otros. Tal es el caso de Rogelio Sevilla, un hombre bruselense que vivía de la agricultura y que en el año 1998, luego de que un concejal amigo le motivara para recibir capacitación sobre la artesanía en bambú, se dedicó a este oficoi , que se ha ido convirtiendo en una forma de ganar dinero, sostener a su familia y demostrar el arte y la cultura de Bruselas.

Foto archivo. Periódico La Nación, año 2004. Rogelio Sevilla, Bruselense con stand de artesanía en feria de la ciudad de Neiva”

Rogelio Sevilla participó en grandes ferias nacionales, disfrutó de su oficio, aquel que le brindó experiencia y buenos frutos, y ha sido reconocido como pionero en artesanía de bambú en el corregimiento, no por ser el único, sino porque aportó a los hogares de la región, con su mueblería y decoración. Y lo más importante, porque en su hablar motivaba a los demás afirmando que su talento además de ser una forma de vivir y un gusto, es cultura e identidad regional. En el año 2007, este hombre a la edad de 46 años comenzó a tener problemas de salud, puesto que la congestión y la vista nublosa le causaban piquiña y malestar, lo cual lo llevó a tomar la decisión de abandonar su oficio.

Foto Archivo: Álbum familiar. Don Rogelio Sevilla, participó en ferias nacionales, Una de ellas, se realizó en Neiva, siendo el encuentro más grande para los pequeños y primeros empresarios artesanales de Bruselas durante el año 2004, denominando su emprendimiento como “Talladores en bambú y guadua, Bolívar Quiñonez y Rogelio Sevill

La coyuntura de la Covid 19 hizo que las comunidades buscaran alternativas productivas en diferentes ámbitos. En Bruselas, un grupo de emprendedores con la asesoría del Sena y la gobernación del Huila crearon un grupo asociativo en aras de promover el turismo de la región. Se buscaba realzar atractivos locales miradores, museo, tiendas y fincas de café, espacios de ecoturismo y hospedaje rural. Este movimiento denominado “Bruselas un sendero con aroma de café” ya ha hecho parte de encuentros regionales y sus promotores se proponen consolidar este sector como la actividad económica principal del corregimiento.

Se ha puesto en evidencia la necesidad de articular las economías minoritarias para que fortalezcan los procesos turísticos, este el caso de las artesanías en Bambú. Luego de conocer la historia y el trabajo tan significativo del señor Rogelio Sevilla, este grupo asociativo de artesanos consideró importante trabajarse manera detallada toda su bisutería y edificaciones en bambú. Aquí la importancia de consolidar emprendimientos híbridos, pues Rogelio Sevilla, a la edad de 69 decidió continuar con su labor de artesano, pero esta vez incursionando en un mercado distinto, que tiene en cuenta del turista. Ya no se trataba de realizar productos en cantidad para exponer y vender , sino para construir con calidad y que funcionen como un atractivo para el turismo local.

Foto archivo: Álbum familiar. Un arte como el del bambú, tan puro y natural, pero a la vez tan arduo, necesitaba tiempo, pues tomaba casi un mes la realización de las decoraciones, debido a que todo es más pequeño y requería de una amplia concentración, dedicación y creatividad, desde el moldeamiento a exposición de gas, el oreo del bambú para que se tornara color dorado, la lijada de cada rama que producía mucho polvo, y otras actividades similares.

Rogelio Sevilla, en asocio con amigos de antaño que se dedicaron a este oficio, buscan consolidarse nuevamente como artesanos para el turismo, solucionando las necesidades de este nuevo renglón de la economía local y regional; ahora proyectan las construcciones de hospedaje rural, muebles, camas, sillas, balsas, remos, mesas, barras, bandejas ,entre otros artículos que promuevan el turismo y que de paso garanticen un proceso con sostenibilidad y sustentabilidad. También desean capacitarse a profundidad y buscar un futuro prometedor que no deje atrás la cultura e identidad bruselense, siempre visibilizando lo bello que puede ser su “adorado terruño”, como les gusta llamar a Bruselas, su pueblo natal.

Share

Comentários no Facebook