“Vivimos con la lápida en la espalda”: consejeros de paz del Huila

¿Cuál es el rol que deben asumir los consejeros para  evitar que el conflicto armado continúe? En el encuentro ‘Diálogo para la no repetición con consejeros de paz del Huila’ organizado desde la Territorial Huila de la Comisión de la Verdad, se analizó la labor que realizan en los territorios en favor de la transformación social y la no repetición de los  hechos victimizantes presentados en el conflicto armado, y que en el Huila cuenta con más de 190 mil víctimas. El espacio fue moderado por Andrés Restrepo, coordinador de la Comisión de la Verdad en el Huila, y contó la participación de Luis Emil Sanabria, Consejero Nacional de Paz, y de los Consejeros de paz de los municipios de Algeciras, La Plata, Tello, Baraya y Colombia en el departamento del Huila, así como algunos funcionarios públicos de estos municipios.

JAIME NAVARRETE/SUREGION

En el encuentro ‘Diálogo para la no repetición con consejeros de paz del Huila’ participó Jerson Arias, Coordinador Jefe de Área de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, La Convivencia y la No Repetición, quién realizó unas reflexiones en torno a la tarea de la Comisión de la Verdad y aseguró que es un dispositivo de escucha y de justicia transicional, que gira en torno a dos ejes. El primero es elaborar un relato constructivo e incluyente en dónde se narre ¿que nos pasó? Y ¿por qué ocurrió eso? El segundo ejes es instalar un debate y una discusión pública en torno al conflicto armado, que nos permita repensar lo ocurrido y ver alternativas para evitar que las nuevas generaciones no vivan en medio del conflicto armado.

Sobre los consejeros de paz en el Acuerdo de Paz, Jerson Arias manifestó que quedaron tres tareas fundamentales: “La primera es el fortalecimiento y acompañamiento de los consejos territoriales de paz, la segunda es el pacto político nacional para que no se mezclen armas y política, y la tercera es acompañar la implementación del Punto Cinco del Acuerdo de Paz, que se refiere al sistema integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición.

Recuento histórico

La figura de los consejeros de paz se vienen construyendo institucionalmente desde el 90 con el Acuerdo de Paz entre el Gobierno y el EPL, aseguró Luis Emil Sanabria, Consejero Nacional de Paz, quien manifestó que desde allí se buscó que en los municipios donde había tenido presencia esta guerrilla se contará con mecanismo de participación e incidencia en los planes de desarrollo de estos territorios.

Sanabria aseguró que luego, con la Constitución de 1991, se planteó en su artículo 22, que la paz es un deber de obligatorio cumplimiento, lo que dio un respaldo a quienes trabajan por la paz, y que sería reconocido con la Ley 434 de 1998, en el Gobierno de Ernesto Samper, desde donde se convoca el primer consejo nacional de paz, y se plantea que su labor principal es

<<propender por el logro y mantenimiento de la paz, y facilitar la colaboración armónica de las entidades y órganos del Estado, otorgando prioridad a las alternativas políticas de negociación del conflicto armado interno, en orden a alcanzar relaciones sociales que aseguren una paz integral permanente>>(p. 2)

Sanabria aseguró que asimismo se creó la figura del Alto Comisionado para la Paz y comenzó a andar en la instalación de los consejos de paz en los territorios. Sin embargo, Sanabria planteó que en el Gobierno de Uribe fue muy difícil apostarle a los consejos de paz, porque su política giró en torno al Plan Colombia y una mano dura con los grupos armados, cerrando espacios de diálogo y construcción de acuerdos. En el Gobierno de Santos se dio un giro drástico al reconocer a través de la Ley 1448 de 2011, el conflicto armado interno y se organizó el sistema de reparación para las víctimas; así mismo se retomaron los diálogos y se fortalecieron los consejos de paz.

El consejero resaltó que “el llamado a la sociedad civil fue muy tarde”, ya que solo al final del proceso de paz se convocó el Consejo Nacional de Paz, aunque resalta que estos mecanismos se reajustaron por medio del decreto 885 del 2017,  que se planteó en el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, la necesidad de construir Política Pública de Paz tanto a nivel nacional como a niveles locales, deuda aún pendiente.

Con el actual Gobierno, Sanabria, como miembro del Consejo Nacional de Paz afirmó que a esta instancia “se le han designado tareas alrededor de la política de Paz con Legalidad que impulsa el Gobierno, y no necesariamente a la implementación del Acuerdo de Paz, y la construcción de las políticas de paz en los municipios del país”. Para el Consejero, es necesario apostarle a la cultura de paz, a la catedra de paz en las escuelas y colegios, haciendo un cambio de currículos para que eso se vivencie y materialice en los diferentes escenarios.

La Paz en los territorios

Ángela Sánchez, enlace de víctimas en el municipio de Tello, resaltó la labor de los  consejeros como conciliadores en sus territorios, y claves para que el conflicto no se repita, así como gestores de procesos de sanación y convivencia, que según la funcionaria van encaminados a  motivar a que  “las personas a que cuenten lo que han sufrido como víctimas para lograr sanar esas heridas creadas en el conflicto”.

Asimismo, resaltó la importancia de las Juntas de Acción Comunal y Consejos comunitarios, que son espacios de participación ciudadana desde donde se trabaja por la paz, y que aún no han sido lo suficientemente reconocidos y respaldados en sus municipios; planteó que los ciudadanos deben apropiarse de sus deberes y participar en veeduría ciudadana, para que las personas se vinculen en el control político y social, así como el planteamiento de propuestas para mejorar la vida en comunidad.

Daniel Mauricio Moreno, enlace de víctimas de Barayál, resaltó la importancia de los consejeros de paz como puentes entre la ciudadanía y la institucionalidad, para avanzar en la construcción de propuestas colectivas de convivencia y proyectos de paz para los territorios. Además exaltó to la labor de los consejeros de paz de ese municipio, que vienen en estos desarrollando escuelas de paz con apoyo de la administración municipal.

Cristian Fabián Ramírez, secretario de Gobierno del municipio de Colombia, resaltó que este municipio ha sido uno de los más afectados por el actuar de las FARC-EP, puesto que es un territorio estratégico que conecta con el centro del país, así como el pacífico y el llano, y donde históricamente ha habido confrontación armada. Sin embargo, Roger Acevedo, enlace de víctimas de la Alcaldía, afirmo que desde estos territorios se están pensando un futuro distinto a la violencia, donde la reparación integral a las víctimas ha estado en el centro de la discusión.   

La guerra

Uno de los territorios más golpeados por el Conflicto armado, reconocido incluso en el Acuerdo de Paz, pero también uno de los primeros territorios donde se impulsó los consejeros de paz desde finales de los 80 incluso antes de ser legalizados,  fue el municipio de Algeciras. Juan de Jesús, secretario de Gobierno del municipio, lamentó los hechos de violencia que se vienen presentando en este municipio denominado “despensa agrícola del Huila”, donde han generado el desplazamiento de 180 personas en este año. Sin embargo, pese a este panorama expuso que se viene articulando entre los grupos de reincorporados, víctimas y el consejo municipal de paz, pero así mismo, impulsando la catedra de paz en los centros educativos para que esta sea una apuesta transversal de la sociedad Algecireña.

Por su parte el encargado de paz la Gobernación del Huila, Diego Tello, afirmo que frente a la no implementación del Acuerdo de Paz, se han generado unos nuevos contextos de violencia, donde hoy 9 municipios del departamento tienen presencia de actores armados ilegales, por lo que se vienen distintas violaciones a los derechos humanos,  siendo el municipio de Algeciras, donde además de los 13 asesinatos de  líderes sociales y exguerrilleros que le han apostado a la paz, se han presentado en el último año dos masacres, que suman 7 muertos.

Tello afirmó que se avanza en el fortalecimiento de los consejos de paz, por medio primero de la actualización de la ordenanza 021 de 2014, que crea estos espacios en el departamento, pero que debe ser ajustado a la nueva normatividad que amplia y le da más herramientas. En segundo lugar señaló que la Política Pública de Paz y Derechos Humanos ya tiene una asignación presupuestal y se espera se comience a construir en enero de 2021, girando sobre tres elementos: 1. Aterrizar los Acuerdos de Paz en el territorio, 2. La defensa de los derechos humanos, para ello se va trabajar en una escuela de derechos humanos que se articula al consejo regional de paz y 3. Garantías para los exguerrilleros, que en el departamento suman unas 510 personas.

Un llamado general de los funcionarios fue hacia el Gobierno e instituciones que trabajan en la implementación del Acuerdo a nivel nacional, para que se apoye la reparación a las víctimas y la oferta institucional para los reinsertados, estos últimos vienen siendo víctimas de la estigmatización, amenazas y persecución en sus territorios, hecho que les preocupa pues algunos han tenido que desplazarse solos o junto a sus familias, o están siendo presionados para volver a las filas.

Los y las consejeros de paz cuentan:

Desde el Consejo Departamental de Paz, asistió José Jairo Gonzales, miembro de Redepaz y Huipaz,  quién destaco que el Huila desde 1994, ha estado vinculado a los consejos territoriales de paz, y este ha sido un elemento muy fundamental en la construcción de paz desde los territorios, pese a las estigmatizaciones de las que han sido víctimas; Gonzales, mostro su preocupación por la visión de Paz con Legalidad, que a su juicio plantea una paz y verdad oficial donde se omite que la paz y la verdad son territoriales e incluyentes, por ello en paralelo exalto el trabajo  de la Comisión de la Verdad, en torno a la escucha de verdad sobre lo que ha ocurrido en Colombia.

Finalmente, afirmo que ante hechos violentos que se presenten es necesario que se convoque antes del consejo de seguridad, al consejo de paz para que se escuchen a las personas que viven los conflictos en los territorios y se piensan alternativas de paz y convivencia.

Yisela Sánchez Barrera, consejera de Paz de Tello, resalto que su trabajo es ser promotores de la reconciliación y buenos valores, así como la sororidad entre las mujeres y la resolución de conflictos de forma pacífica, que permitan una paz estable y duradera. Sin embargo, afirmo: “los consejeros no somos ni un 1%, por ello la responsabilidad de construcción de paz es de todas y todos.

Del mismo municipio asistió también Raúl Darío Ortiz, consejero de paz, quién hizo una exaltación a los campesinos y al campo por su histórico trabajo en pro de la paz, e incluso por seguir trabajando en medio de la pandemia del covid-19, llevando alimentos a todos los hogares Colombianos. Rechazó enfáticamente la presencia de grupos armados organizados que “han querido sembrar terror”, pero así mismo rescato la labor de los consejeros de paz siguen resistiendo y trabajando en diferentes proyectos en pro de la paz territorial.

Sobre el rol de las instituciones del Estado para no repetir el conflicto, hondo en la importancia de la implementación del Acuerdo de Paz, sobre todo en el punto 1 de este, que permita un desarrollo y crecimiento integral del campo, para  nuestros <<hijos no se vean obligados a desplazarse hacia las ciudades, sino que encuentren aquí, en el campo, oportunidades y proyectos de vida>>.

Lucía Bermeo, consejera de paz de Baraya, resaltó los principios que rigen el actuar de los consejeros de paz plasmados en la Ley 885 de 2017, y subrayo que a las víctimas se les debe ofrecer una atención integral que implica apoyo económico, social y psicosocial para lograr superar las afectaciones del conflicto, lo que implica la implementación de todos los puntos del Acuerdo de Paz.

Sergio Bermúdez, consejero de paz de Algeciras, expuso que aunque a veces no se les tiene en cuenta, los consejeros de paz son la voz del pueblo y deben seguir tendiendo puentes con la institucionalidad para que se escuchen las necesidades y peticiones desde los territorios. Es necesario, enfatizó Bermúdez, en avanzar en las garantías para el ejercicio de sus liderazgos sociales, para trabajar sin temor, sin estigmatización por la implementación integral del Acuerdo de Paz, pues en Algeciras, vienen asesinando tanto a líderes sociales como a exguerrilleros y <<no se está viendo la institucionalidad>>.

Solanyi Sánchez, consejera del municipio de Algeciras, resalto que una de las cualidades más importantes de los consejeros de paz es conocer las realidades de su territorio, así como tener un plan de acción y facilitar el relevo generacional para que desde las bases sociales lleguen nuevos liderazgos, así mismo exhortó a la ciudadanía a << derrotar uno de los enemigos para grandes de la democracia y los derechos: la indiferencia>>.

Por su parte Marined García, consejera de paz de La Plata, resaltó la importancia del trabajo colectivo en estos procesos de paz e invitando a la ciudadanía a rodear el trabajo de la Comisión de la Verdad. Afirmo, que los consejeros de paz en este municipio han sido dinamizadores de la paz, y por ello han trabajado en reconocer su historia y los dolores de los que han sido víctimas, así como en la visibilización de las potencialidades de su territorio y la apuesta por el trabajo articulado con diferentes organizaciones sociales.

Hizo un llamado a que se haga una veeduría al cumplimiento e implementación del Acuerdo de Paz, puesto que con esto se avanza hacia un mejor desarrollo social, económico y político de los territorios y el país, esa veeduría es clave porque según  la consejera de paz corre el riesgo de que lo pactado sea <<fraccionado por los intereses políticos del momento>>.

Por su parte Alex Ortiz, exguerrillero de la FARC-EP, hoy miembro del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común y del consejo de paz de La Plata, afirmó que el partido está comprometido con la paz y con aportar al sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición. Habló sobre su trabajo tanto en La Plata, como en otros municipios como Algeciras e Iquíra en favor de los procesos sociales y campesinos que le están apostando a la paz.

Sin embargo, hizo un llamado que para evitar la repetición del conflicto armado, atendiendo los problemas estructurales tales como la brecha entre el campo y la ciudad, las desigualdades sociales y la tenencia de la tierra.

Por último, Belén Alarcón, directora de la Plataforma Sur y consejera de paz de La Plata, resaltó que las comunidades desde siempre e incluso contra las políticas del Gobierno de turno, han apostado por la paz desde el Acuerdo Humanitario, pasando por la solución negociada del conflicto y ahora la implementación del Acuerdo de Paz, especialmente desde su organización al punto 2 que habla de la participación de los diferentes actores, entre esos la población civil.

Alarcón, resalto que en medio de un contexto de violencia como el de hoy, es necesario fortalecer y rodear las figuras de los consejeros de paz, evitando que se caigan en la instrumentalización de estos espacios y sean verdaderos espacios de diálogo y participación.

Algunas de las conclusiones de este espacio de Diálogo para la no repetición con consejeros de paz del Huila, fueron que se debe seguir fortaleciendo la democracia a través de la apuesta a la paz y el diálogo, donde el rol de los y las consejeros territoriales de paz, son claves ya que trabajan como articuladores entre la población civil, organizaciones sociales y la institucionalidad.

Por otro lado, se envió un respaldo desde la Comisión de la Verdad a los consejeros de paz, líderes sociales, víctimas y exguerrilleros, que pese a los miedos y amenazas de diferentes actores armados siguen trabajando por la paz en sus territorios. Así mismo, se hizo un llamado al Gobierno para que cumpla integralmente el Acuerdo de Paz, y proteja a las personas que le apuestan a este, pues para la recuperación de las confianzas es clave el compromiso y las acciones tendientes a la materialización de este.  Finalmente, Andrés Restrepo, coordinador de la Comisión de la Verdad, territorial Huila, recalcó que “Son muchos los que se han jugado la vida por la paz”, y por ello desde esta instancia, los rodean y acompañan en esas luchas en pro de la paz y la vida.

Aquí pueden ver el espacio completo:

Share

Comentários no Facebook