Asoquimbo denuncia posibles daños ambientales tras la apertura de las compuertas de la represa

Por: Juan Camilo Ortiz, periodista Suregión

El pasado martes 30 de julio Asoquimbo emitió un comunicado a través de su portal Web en el que documenta la magnitud de la emergencia que tiene lugar en la represa El Quimbo. Los pescadores de la zona grabaron un vídeo río abajo en el que se muestra con preocupación como el vertimiento de agua asociado con la apertura de las compuertas de la represa, ocurrido en las últimas horas, ha provocado daños ambientales por el inusitado aumento de caudal. Asimismo, en el video se aprecia un socavón muy cerca del cuarto de máquinas, resultado de procesos de erosión del terreno que bordea la represa, lo cual constituye un potencial riesgo de desastre para la Central Hidroeléctrica en ese sector crucial.

Vídeo de ASOQUIMBO

Las comunidades aguas abajo de la represa El Quimbo, principalmente los pescadores artesanales que viven de la pesca en las zonas rivereñas, también se están viendo afectados por el aumento del caudal; ellos dependen económicamente de esta actividad, además, están en riesgo inminente debido a que muchos tienen sus viviendas sobre las laderas del río.

“Lo anterior, agudiza la crisis de la economía regional, especialmente afecta a los pescadores artesanales ubicados entre las represas del Quimbo y Betania que son víctimas directas del supuesto control ejercido por la transnacional que ocasiona destrucción de sus ranchas, sus implementos de pesca, su seguridad alimentaria y el mínimo vital”, asegura Asoquimbo en su comunicado.

Jennifer Chávarro, vocera de Asoquimbo, dio a conocer que “la situación es preocupante, nosotros hemos venido denunciando la inestabilidad que hay dentro de la zona del embalse y sus alrededores, el derrumbe en la vía Gigante y Garzón evidencia los riesgos que se presentan”.

La alerta amarilla

Enel-Emgesa emitió un comunicado el pasado domingo 28 de julio anunciando una alerta amarilla en el embalse de El Quimbo, debido a las lluvias presentadas en días pasados, lo que generó el crecimiento de los ríos Suaza y el Magdalena y que embalse llegara a su máxima capacidad. La empresa aseguró que las compuertas iban a ser abiertas de manera controlada bajo un monitoreo riguroso, tanto en el caudal de ingreso como en el control de la descarga.

“Se recomienda a los habitantes localizados aguas abajo del embalse El Quimbo estar alertas, no hacer uso de las zonas rivereñas o zonas de ronda de los cauces, ni permitir que personas o semovientes transiten por dichas áreas”, dice una parte del comunicado de Enel-Emgesa.

Se registraron ingresos de caudales de agua cercanos a los 470 m3/s. “Vale la pena resaltar que debido a la cadena de generación compuesta por los embalses El Quimbo y Betania, los dos en conjunto han podido amortiguar las crecientes registradas hasta el momento, las cuales han tenido picos de más de 1.000 m3/s, mitigando así todos los impactos que se hubieran podido generar aguas abajo de El Quimbo”, asegura el comunicado.

[GALERÍA]

Alerta amarilla en El Quimbo

Isabel Hernández, Jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo de la Gobernación del Huila, afirmó “que no se ha presentado hasta ahora ninguna emergencia derivada de la alerta amarilla que hay sobre el embalse de El Quimbo”. Sin embargo, recomendó a las comunidades y a los habitantes localizados aguas abajo de la represa Quimbo estar alertas y no hacer uso de las zonas rivereñas de los cauces.

Aunque la alerta amarilla ya pasó, no se puede descartar una nueva alerta debido a que ésta se emite cuando se abren las compuertas de la represa debido a la creciente del embalse; todo esto, depende del comportamiento del clima y el caudal de los ríos que alimentan la represa.

De igual forma, Enel-Emgesa aseguró que el cuarto de máquinas no está en riesgo y no presenta ningún problema.


Recientemente El Quimbo estuvo nuevamente en el ojo del huracán tras el deslizamiento de una parte de la carretera nacional que comunica al municipio de Gigante con Garzón, al sur del Huila.  La emergencia provocada por el aumento del embalse generó que media calzada se derrumbara, lo cual afecta muy seriamente la movilidad en el departamento, debido a que se tuvo que cerrar la vía y habilitar otras alternas para garantizar la movilidad hacia el sur del país. Lo anterior representó serios retrasos a pasajeros y conductores y un incremento en sus fletes, por las dificultades asociadas con las rutas alternas que debían tomar, algunas de las cuales no tienen las condiciones suficientes para soportar un aumento significativo del tráfico automotor.

Foto: Altamira Noticias

Con el propósito de mitigar en parte la crisis, la Gobernación del Huila y el Ministerio de Transporte anunciaron una reducción en el costo del peaje del municipio de Altamira. De igual forma, se anunció un proyecto para el arreglo de la vía que se estima en un tiempo de 90 días, en lo que a ejecución se refiere. De otra parte, mientras se avanza en el proceso de trámites, permisos y aprobaciones correspondientes para la ejecución de los trabajos definidos, Enel-Emgesa se encuentra trabajando en los diseños de ingeniería que se entregará a la ANI, para que, como propietaria de la vía, pueda avalarlos y autorizar formalmente el permiso para el inicio de la intervención, la cual es esperada por usuarios de la vía.

La primera fase busca la habilitación de un carril que permitiría reanudar el tráfico hacia el sur de departamento. Para ello, se requerirán 21 días de trabajos para el tratamiento de taludes, obras de drenaje y estructura de pavimento.  La segunda fase consistirá en la rehabilitación de los dos carriles de la vía, mediante el relleno con bolsas geosintéticas y enrocado, que permitiría lograr una estructura de contención definitiva. Para ello se requerirán al menos 90 días de trabajos, según voceros de la multinacional.

Share

Comentários no Facebook