ASOJORÍO: Admirable experiencia de Comunicación & Educación

Una escolarización, qué implica un disciplinamiento social de los sujetos y saberes, a través de la racionalización de las prácticas culturales, la producción de una lógica lecto-escritora, la configuración del maestro como el agente que concentra el único saber válido, tal como afirma (Huergo, Jorge, 2000) es una de las razones por las que los jóvenes de Río Negro, Caquetá, se han empoderado y han liderado su propio proceso, no para ser parte de esta escolarización ya injerta en los planes educativos del país, sino para proponer una nueva alternativa desde la comunicación-educación. 

La Asociación de Jóvenes por Río Negro, ASOJORÍO, surgió en enero del 2013, en el corregimiento de Río Negro, municipio de Puerto Rico, departamento del Caquetá, como una iniciativa de jóvenes que se pensaron espacios de encuentro, diálogo e interacción entre y para los habitantes del corregimiento, cuya confianza y trabajo social y comunitario se encontraba estancado a causa del terrible conflicto social, político y armado que se libra en Colombia desde hace décadas. 

Específicamente, la comunidad padeció mucho luego de que en medio de un enfrentamiento entre el Ejército nacional y la guerrilla de las FARC-EP, muriera víctima de un cilindro bomba la familia Barreto Hurtado (EL TIEMPO, 2012); luego de esto, mucha gente salió desplazada, y otra se quedó pero sumida en un ensimismamiento y autocensura por el miedo a represarías, lo que hizo desaparecer muchos lazos sociales y tejidos colectivos, tal como lo afirma Daniela Tole Casco, integrante de la asociación. 

La Modernidad Occidental, se valió de una <<comunicación mediática>>, según (Juan Carlos Amador/ Germán Muñoz, 2019), centrada en la radio, el cine y la televisión, qué tienen un carácter técnico/simbólico, qué influye en las personas  de forma conductista y manipuladora generalmente, y no motivando un cambio o transformación cultural, de acuerdo a las necesidades y problemas del entorno de alguna comunidad. 

Las nuevas visiones de comunicación en Latinoamérica, vinieron de mano de personajes cómo Jesús Martín Barbero, Español, pero nacionalizado Colombiano, quién junto al Mexicano Guillermo Orozco, proponen el tránsito en las investigaciones de comunicación de los medios a las mediaciones, entendidas estas últimas cómo un entramado complejo de relaciones, donde identidades ciudadanas, instituciones, conflictos sociales, medios de comunicación, el entorno en general, se convierten en fuentes de mediación, desde donde se apropian o rechazan los significados qué emanan de los medios. 

En este panorama, los integrantes de ASOJORÍO, han optado por generar nuevas praxis colectivas en defensa de la vida, expresadas por ejemplo, en el Festival Río Paz, que para este 2019, en sus sexta versión tuvo como tema: Guayas, fuente de vida y reconciliación, y que se viene configurando en un escenario de encuentro de grupos y colectivos tanto de Puerto Rico, como de todo el Caquetá, esto se enmarca en la tercera generación de comunicación-educación que vienen impulsado personajes como Jorge Huergo, Germán Muñoz y Juan Carlos Amador. 

En este Festival que tiene una duración de tres días, y que se caracteriza por ser itinerante, es decir, que no se desarrolla solamente en las instalaciones del centro educativo del corregimiento, sino en el polideportivo, en las zonas verdes a los alrededores y hasta en el mismo río Guayas; donde tienen un contacto directo con el territorio y la naturaleza, y hablan de la importancia de reivindicar los derechos de esta, hablan de justicia ambiental, y de <<…acciones desde la diversidad, alrededor de formas complejas de inter-existencia y auto-organización>>. (Juan Carlos Amador/ Germán Muñoz, 2019) Característica que viene configurando esta nueva generación de comunicación-educación. 

Es decir, este grupo viene construyendo una nueva identidad que se opone directamente a la que les ha tratado de imponer el status quo, y que haya su sentido, en sus raíces, en los saberes tradicionales y ancestrales que reconocen y valoran, tales como, los paseos en lancha por el río Guayas o los clásicos juegos sobre el barro entre los niños y jóvenes de la comunidad, se convierten en elementos claves para sus nuevas narrativas y lenguajes. 

De la misma forma, estos niños y jóvenes, cuya edad oscila entre los 8 y los 20 años, han nacido en la era del internet, por lo que son conocidos como nativos digitales y científicamente como Centellials o generación Z, tienen como características el uso de la tecnología y las redes sociales, como parte de su diario vivir, son mucho más creativos y pragmáticos, y ante todo poseen, un gran compromiso social con su entorno. (Universia , 2019)

Por esta razón, ASOJORÍO, que ha venido utilizando las redes sociales y las páginas web, para conectarse con otros jóvenes, articular experiencias y saberes,  gestionar apoyo de ONG y entidades gubernamentales, y exponer sus acciones del mundo; encaja en la tercera generación de comunicación-educación, que tiene como tema la comunicación del común (Juan Carlos Amador/ Germán Muñoz, 2019) y que hace énfasis en el uso de medios alternativos, en este caso las redes sociales, como contraesferas, a los medios masivos de comunicación dominados ya por el frente moderno-colonial-empresarial. 

<<La noción de contraesfera, en contraste, refiere a un fenómeno específicamente moderno, contemporáneo con y respondiendo a la comunicación capitalista dominante. Ofrece formas de solidaridad y reciprocidad que están basadas en la experiencia colectiva de marginación y expropiación…>> (Roldán Eugenia, 2017)

En definitiva, ASOJORÍO, se ha proyectado, quizá sin quererlo, la constitución de unas nuevas apuestas políticas y pedagógicas desde la comunalidad, que implica el reconocimiento de la diversidad, además de unas nuevas prácticas comunicativas, desde el aprovechamiento de las TICs, lo que les ha facilitado unas narrativas multimodales, donde se reconocen distintos miembros de la comunidad y se exalta el territorio y la defensa de la vida. 

Ahora bien, hace falta profundizar en la apropiación de la comunalidad, que <<es un pensamiento, proyecto, sentido de vida que articula experiencias, saberes y proyectos bajo la diversidad y el pluralismo>> (Juan Carlos Amador/ Germán Muñoz, 2019), esto va permitir que desde ASOJORÍO, la comunidad siga recuperando sus tejidos sociales y lazos comunicativos, e incluso que en ese proceso, se geste un entrecruzamiento y apropiación entre la palabra, la acción y el territorio, puesto que algunos(as) de los habitantes del corregimiento aún no dimensionan la importancia de las acciones y planteamientos que están liderando los jóvenes. 

<<Aún mucho dicen, que esto pa que, que venimos es a vaguear, a pasar el rato y no producimos nada bueno para el pueblo…>> Daniela Valencia, integrante de ASOJORÍO. 

Por otro lado, aunque hay nuevas prácticas pedagógicas que se relacionan directamente a los planteamientos de (Freire Paulo, 1992), como por ejemplo, la subjetividad y la concientización sobre su territorio, su historia y sus sueños, hace falta que dimensionen la educación como una práctica de libertad, que se gesta en una lucha de clases, que hoy se expresa por ejemplo, en la exclusión estatal que han vivido, esto para que no caigan en un triunfalismo, por lo que hacen y les es reconocido, sino para que vayan más allá y empiecen a proponer cambios en los currículos de los centros educativos y en las prácticas culturales, como la tala de bosque, que realizan algunos miembros de la comunidad y que va en contra de las utopías que ASOJORÍO se ha proyectado. 

Ahí es clave, el acompañamiento y asesoramiento de un comunicador popular (Kaplún Mario, 2002) que desde estrategias creativas, construidas con los integrantes de ASOJORÍO, se piensen la participación e involucramiento de otros miembros de la comunidad que aún no se han relacionado con la asociación bien sea, por escepticismo o por prejuicios que tengan de esta. Esto utilizando el diálogo y fomentando un ambiente para una comunicación abierta, que permitan la puesta en juego de las diferentes perspectivas, ideas y propuestas de los miembros de Río Negro.

<<El gran desafío de la acción político-educativa es lo que Freire viene llamando “pedagogizar el conflicto” hacer el conflicto de tal manera pedagógico a través de la explicitación de los interés en juego y en el estímulo a las formas de organización para enfrentarlos, que pase a significar un factor de crecimiento político-educativo para los actores implicados>> (Mejía Raúl, 2011)

Por otro lado, la cultura al ser parte de la realidades sociales, y al configurar el contexto social, es imposible qué se siga desligando de la educación, los cambios en los modos de leer/escribir, la deslocalización de los saberes y el desplazamiento de “lo culto” por las culturas, obliga a la educación del sistema dominante a replantearse, incorporando por ejemplo la educación en comunicación, la pedagogía dialógica y las técnicas de Freinet, entre otras, qué van a permitir a las personas, convertirse en poder instituyente, como lo están haciendo los jóvenes de ASOJORÍO, y no meramente en sujetos pasivos instituidos.

Debemos apostarle a una pedagogía de la esperanza, donde la educación en comunicación, sea una práctica de libertad para los sectores históricamente oprimidos, a ellos, hay que permitirles <<pronunciar el mundo>>, es decir, liberar sus sueños, utopías y percepciones del mundo, con el fin de mediante el diálogo construir un sueño común desde la pluralidad y la diversidad. 

En Colombia, debemos juntar las diversas experiencias de comunicación/educación, de proyectos alternativos y creativos, como ASOJORÍO, qué están generando cambios para bien, en las localidades, además, de poner en la opinión pública, el debate sobre el modelo educativo actual, qué está creando sujetos para el mercado y no para una sociedad, qué reclama el reconocimiento de los sentires, saberes y experiencias populares, y la construcción de proyectos políticos, que se sustenten en la vida, la diversidad y el pluralismo.

Jaime Andrés Navarrete Roa

Bibliografía
EL TIEMPO. (27 de Abril de 2012). Mientras dormía, una familia murió en ataque de Farc en
Caquetá. EL TIEMPO, págs. https://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-
11673563.
Freire Paulo. (1992). Pedagogía de la esperanza: un reencuentro con la pedagogía del oprimido.
Siglo XXI.
Huergo, Jorge. (2000). COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN ITINERARIOS TRANSVERSALES. En
Comunicación-Educación, coordenadas, abordajes, travesías (págs. 2-25). Bogotá:
Universidad Central.
Juan Carlos Amador/ Germán Muñoz. (2019). Comunicación-Educación en Abya Yala: lo popular en
la reconfiguración del campo. Nómadas, 47-67.
Kaplún Mario. (2002). Una pedagogía de la comunicación . La Habana: Caminos.
Mejía Raúl. (2011). Educación(es) en la(s) globalización(es) : entre el pensamiento único y la nueva
crítica. Lima, Perú: Fondo Editorial.
Roldán Eugenia. (2017). Las contraesferas públicas de Kluge y. Nómadas .
Universia . (2019). Centennials: características principales de la nueva generación. Universia,
España.

Daniela Valencia, integrante de ASOJORÍO
Daniela Tole Casco, integrante de ASOJORÍO

Share

Comentários no Facebook