Alfa Music Art, una academia de música itinerante que ha dado sus primeros pasos en el Municipio de Gigante

Por: Hernán Francisco Basto, periodista SuRegión

La música es una manifestación artística digna de ser interpretada por los mejores talentos. Anderson Lergo, instructor musical y co-director de la Academia Alfa Music Art, viene trabajando fuertemente en el fortalecimiento de las habilidades musicales en niños, jóvenes y adultos, en diferentes locaciones durante la pandemia, estableciendo un ingreso remunerado que sostenga económicamente la academia. Años atrás, Anderson estuvo inmerso en un mundo sin oportunidades, situación que lo llevó a caer en diferentes dificultades sociales, incluidas las drogas. Sin embargo, logró sobreponerse a ellas, y se convirtió en un excelente músico, pero, además, en un gran ser humano.  

Alfa Music Art surgió en la ciudad de Cali con el objetivo de ofrecer a sus estudiantes una alternativa económica diferente, comparada con la de los conservatorios, donde las oportunidades son escazas debido al alto costo de la inscripción. Su pedagogía se basa en fortalecer los conceptos y las teorías musicales de tal manera que, según el progreso de cada estudiante, pueda apropiarse de manera independiente de los conceptos aprendidos y posteriormente, transferirlos al instrumento.

Actualmente, Alfa Music Art cuenta con cinco instructores en las siguientes especialidades: teclado, guitarra, instrumentos de percusión, instrumentos de viento y técnica vocal. La oferta académica que ofrece la academia consiste en instruir a los estudiantes en un instrumento y técnica vocal, por un mismo valor. De igual forma, si la persona lo desea, puede aprender a interpretar un instrumento de percusión; gran parte depende de la habilidad y la capacidad de aprendizaje de cada persona. El costo es considerablemente económico. El proceso completo consta de tres niveles: el primer nivel tiene una duración de cuatro meses y un valor de $120.000 pesos, los cuales se dividen en dos cuotas quincenales de $15.000 pesos, facilitando el pago. El segundo y tercer nivel constan de seis meses, y tiene un valor de $360.000 pesos. De igual forma, el pago se divide en dos quincenas, de $30.000.

Como consecuencia de la pandemia, la academia debió desplazarse hacia otras locaciones diferentes a Cali, buscando alternativas económicas que le permitieran sostenerse durante la emergencia sanitaria.

El “viaje”, como lo denominó Anderson, inicio en el municipio de La Pradera, Valle del Cauca, el 22 de marzo del 2020, con un grupo de 18 estudiantes para el primer nivel de formación; se impartieron lecciones de guitarra, piano, instrumentos de percusión y técnica vocal. Después de cuatro meses, en julio del 2020, se graduaron 13 de las 18 personas que iniciaron el proceso, pero no fue posible dar continuidad al segundo nivel: “Lastimosamente cerramos acá en Pradera, pero nos vamos con la satisfacción de haber dejado una huella en cada una de esas maravillosas personas”, apuntó Anderson.

Pradera, Valle del Cauca.
Foto: Alfa Music Art

Al mismo tiempo, la academia se situó en el municipio de La Plata, Huila. En el mes de febrero del 2020 inició el proceso, y se logró crear un vínculo fuerte entre los participantes y los instructores, se consolidó un proyecto más sólido que el anterior. Con un total de 13 graduados, entre mujeres y hombres adultos, al igual que unos pocos niños, se culminó el primer nivel en el mes de mayo del 2020. Inmediatamente comenzó el segundo nivel con un total de 8 personas: 5 mujeres adultas y tres niños; sin embargo, solamente 6, el pasado 8 de diciembre, lograron terminar satisfactoriamente el segundo nivel. Ahora están a la espera de reiniciar el último nivel y finalizar exitosamente el proyecto: “Gracias a Dios hemos graduado el primer grupo de segundo nivel a pesar de las circunstancias en este año, pero con el anhelo de servirle al Señor, ellos se han esforzado y dieron un paso más en esta carrera musical”, señaló Anderson Lergo.

La Plata, Huila.
Foto: Alfa Music Art

En el mes de septiembre del 2020, la Academia Alfa Music Art continuó su recorrido hasta el corregimiento de Potrerillos, jurisdicción del municipio de Gigante. Inicialmente se inscribieron 20 personas, hombres adultos mayoritariamente; el pasado 14 de diciembre, 18 estudiantes lograron terminar el primer nivel de manera satisfactoria.

Al mismo tiempo, la academia se instaló en el casco urbano del municipio de Gigante y convocó alrededor de 30 personas de todas las edades. Las mismas fueron divididas en dos grupos: estudiantes de guitarra y de piano. 17 de ellas lograron aprobar el primer nivel y se graduarán el próximo mes de marzo: “Gracias a nuestro esfuerzo y el gran compromiso de cada uno, logramos graduar 18 personas en Potrerillos y esperamos tener a los de Gigante en un segundo nivel también”, expresó Anderson Lergo.

La guitarra y el teclado son los instrumentos preferidos por los participantes del proyecto; además de ser los más populares, para algunos brindan mejores oportunidades en caso de que deban recurrir a su interpretación en busca de un sustento económico.

Una de las mayores dificultades ha sido dar continuidad a los procesos. En muchas ocasiones no se consigue el mínimo de estudiantes requeridos para dar apertura al siguiente nivel. Sin embargo, se logra generar un fuerte vínculo entre los participantes, un lazo de amistad y solidaridad entre quienes consiguen un aprendizaje de manera rápida y quienes se demoran un poco más. Se evidencia en cada locación el apoyo entre los estudiantes y el deseo de aprobar satisfactoriamente cada curso. 

Todo este proceso, con la pandemia de por medio, le ha dejado a Anderson Lego una enseñanza diferente en cada lugar donde ha compartido con los estudiantes: “Este proyecto nos deja enseñanzas a diario; lo importante es ver la evolución de cada uno y nos llena de orgullo verlos al frente tocando de buena forma los instrumentos, eso nos satisface mucho”, finalizó.

Share

Comentários no Facebook