26 de Julio: se realizó plantón en Neiva defensa de los líderes sociales

El plantón se llevó a cabo el viernes 26 de Julio a partir de las 5 pm en la Carrera Quinta, frente a la Alcaldía de Neiva, donde se congregaron decenas de maestros, sindicalistas, líderes sociales y universitarios, para reclamar del gobierno Duque acciones eficaces de protección a los líderes sociales amenazados, y garantías de su derecho a la vida y la expresión social y política. La jornada movilizó a miles de colombianos en las principales ciudades del país y en numerosas ciudades del mundo.

Por: Juan Camilo Ortiz y Farith Barreiro, periodistas de Suregión

En lo corrido del presente año 23 personas han reportado amenazas en la ciudad de Neiva, reportó la Oficina de Paz y Derechos Humanos de la Alcaldía. Durante 2018, la misma oficina informó que se denunciaron 40 amenazas a líderes sociales, pero no descartó que el número haya podido ser mayor. Los anteriores datos, aunque están muy por debajo de lo que sucede en departamentos especialmente afectados por la violencia contra los líderes sociales como Cauca, Nariño o Antioquia, revelan que el clima de intimidación también se vive en la capital del Huila y si no se adoptan medidas oportunas podría incrementarse.

De los cuatro asesinatos de líderes sociales que se han presentado en el Huila entre 2016 y 2019, solo dos están esclarecidos.

El más reciente hecho en el departamento del Huila fue el homicidio de Humberto Díaz Tierradentro, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Guadalupe, en el municipio de Gigante, Huila, el cual se sumó al de Yamile Guerra, abogada y líder política de Florida Blanca (Santander) y al crimen de Arbey Ramón, líder del Comité ProCarretera en Miramar, Montañita (Caquetá). Los tres crímenes tuvieron lugar el pasado fin de semana, cuando se conmemoraba un aniversario del 20 de Julio de 1810, Día de la Indepencia de Colombia.

Los excombatientes de las Farc, que tras la firma del Acuerdo del Teatro Colón se convirtieron en partido político legal, también han sido blanco de las muertes y las amenazas. Un informe de INDEPAZ señaló que después de la firma del acuerdo de Paz han sido asesinados 137 excombatientes, de los cuales dos lo fueron en el año 2016, 38 en 2017, 65 en el año 2018 y 32 en lo que va de 2019. Ramiro Durán, vocero del partido político Farc en el departamento del Huila, enfatizó en que “la paz no nos puede costar la vida”, al tiempo que denunció amenazas de muerte contra él y sus familiares más cercanos, entre ellos su madre, mediante llamadas telefónicas. El problema más grave que tenemos en el Huila – adviritó Durán- es la estigmatización contra los miembros del partido político Farc por parte de dirigentes políticos del partido político de gobierno, que denigran del acuerdo de paz firmado con el gobierno.

En el siguiente audio, apartes de la entrevista a Ramiro Durán, líder político del Partido Farc en el departamento del Huila

Con la consigna de “No más líderes sociales asesinados”, más de 110 ciudades del mundo se unieron el pasado viernes 26 de julio en las principales plazas en rechazo a los asesinatos sistemáticos de líderes sociales en Colombia. La movilización también fue un grito en contra de la impunidad que prevalece en estos crímenes, como lo ha manifestado Defendamos la Paz, el colectivo de la sociedad civil que convocó la movilización.

La andanada de asesinatos a líderes sociales en el país desde la firma del acuerdo de Paz con las Farc en 2016 ha sido alarmante y no muestra signos de agotamiento. Indepaz, en un reciente informe, estimó en 627 los líderes sociales y defensores de derechos humanos asesinados, entre la firma del Acuerdo de Paz con las Farc suscrito el 24 de Noviembre de 2016 y el 20 de Julio de 2019. Solo durante el gobierno de Iván Duque han sido asesinados “229 líderes sociales y defensores de derechos humanos, de los cuales 40 eran mujeres y 189 hombres; 66 indígenas, 5 afrodescendientes y 106 campesinos ambientalistas comunales o impulsores PNIS” (Indepaz). En el mismo lapso han sido asesinados 55 ex guerrileros de Farc-Ep firmantes del acuerdo de paz, en proceso de reincorporación a la vida civil.

Por otro lado, la Defensoría del Pueblo advirtió que entre el 1 de enero de 2016 y el 28 de febrero de 2019 han sido asesinados a 462 líderes sociales en el país.  El problema no se puede reducir a cifras, pero los números hablan por sí solos. Según la Fiscalía General de la Nación en el país han sido asesinados 289 defensores de derechos humanos desde enero de 2016, y el 60% de los casos han sido esclarecidos, aunque apenas el 11 % tienen sentencias condenatorias; los anteriores datos, sin embargo, han sido cuestionados por organizaciones independientes de derechos humanos que subrayan los altísimos niveles de impunidad que rodean los crímenes contra líderes sociales del país.

La Fundación Paz & Reconciliación ha monitoreando desde 2013 la violencia selectiva en el país. El sistema de información desarrollado por la Fundación geolocaliza hechos de homicidios, atentados, amenazas, agresiones sexuales, desaparición forzada, atentados y secuestros contra líderes sociales y defensores de derechos humanos en el país.

Según Ariel Ávila, Director de la fundación, los rasgos comunes  en los perfiles de las víctimas de estos hechos se podrían agrupar en tres categorías:

  1. Presidentes o miembros de las Juntas de Acción Comunal, representantes de las mesas de víctimas y líderes a favor de restitución de tierras;
  2. Líderes que se oponen a las economías ilegales presentes en los territorios: cultivos de uso ilícito, tala indiscriminada de madera y denuncia de minería criminal;
  3. Defensoras de derechos colectivos, territoriales y culturales, lucha encabezada – en gran medida- por líderes indígenas, campesinos y afros de consejos comunitarios.

Un factor común en todos los liderazgos es que su rol dentro de la comunidad les permitía visibilizarse y presentarse como posibles candidatos a espacios de representación. La disputa que emprenden estos líderes está en la arena de la política, la exigibilidad y garantía de los derechos sociales, económicos y culturales.

Pese a que desde las organizaciones de la sociedad civil se ha estudiado la sistematicidad de las agresiones, el ex-Ministro de Defensa del gobierno Santos, Luis Carlos Villegas, dijo en entrevista con Canal Uno en diciembre de 2017, que los asesinatos contra líderes sociales “son frutos de un tema de linderos, de un tema de faldas, de peleas por rentas ilícitas”, lo que generó una serie de malestar en la sociedad colombiana;  en la misma entrevista Villegas aseguró que “no hay detrás una organización que esté asesinando líderes sociales”.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz y la Fundación Paz y Reconciliación han advertido sobre el aumento y sistematicidad de los asesinatos selectivos de líderes sociales en el país.

La ONU expresó preocupación por la gran cantidad de defensores de los derechos humanos que han sido asesinados, hostigados y amenazados en Colombia, y por el hecho de que la tendencia parece estar empeorando.

Galería fotográfica de Farith Barreiro, periodista de Suregión.

[GALERÍA FOTOGRÁFICA]

Neiva se manifestó en defensa de los líderes sociales
Share

Comentários no Facebook