¿Los jóvenes consumen Facebook o Facebook los consume a ellos?

Por: María Cristina Murcia, estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la universidad Surcolombiana.

En algunos pueblos como Oporapa, ubiado al sur del Huila, es muy difícil obtener un buen acceso a internet en algunas veredas lejanas al centro poblado. Los jóvenes no cuentan con los recursos necesarios para instalar dicho servicio, sin embargo, han encontrado la manera de sumergirse en la sociedad de la información por medio de la red social Facebook.

Gracias a su fácil acceso y poco han encontrado aplicaciones gratuitas que les permite interactuar con personas a larga distancia, permitiéndoles enterarse de diferentes acontecimientos  que están sucediendo en el país, que divulguen su opinión, que publiquen sus diferentes gustos, talentos y cualidades.

Facebook no solo está marcando tendencia en pueblos como este, sino también en todo Colombia; Según el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Entre los datos más relevantes encontramos que las redes sociales más utilizadas en nuestro país son Facebook (88 %), WhatsApp (87 %), YouTube (51,6 %), Instagram (34 %), Google Plus (29 %), Twitter(20 %) y Snapchat (7,2 %).

Siendo Facebook una de las plataformas de mayor acceso, lo más conveniente es que ésta contara con información adecuada, debido a que actualmente en esta red ingresan personas de cualquier edad, desde niños hasta ancianos, dado que no cuenta con un sistema de verificación de edades ni de perfiles lo suficientemente eficaz, lo que genera que se haga un uso inadecuado de esta red.

Al no contar con la edad necesaria para comprender que ésta es una plataforma abierta en la cual se puede encontrar una gran diversidad de personas, comentarios u opiniones que no aportan a la construcción personal, se exponen a muchos peligros como desinformación, discriminación, Cyber-bulling o incluso secuestros.

Un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Brunel en Londres, reveló que las actualizaciones de estado en Facebook dicen mucho sobre la personalidad de los usuarios. Los psicólogos encuestaron en línea a 555 usuarios, con el fin de analizar su comportamiento en la plataforma. En los resultados se encontraron varios tipos de personalidad: extroversión, neurosis, franqueza, agradabilidad, escrupulosidad, autoestima y narcisismo.

Imagen tomada de: El Definido

Esta red social ha creado en algunos jóvenes dependencia a ella, así como le pasó Felipe Ule, un joven de Oporapa que ingreso a Facebook en su adolescencia; al abrir su cuenta se sentía importante y con la última tecnología, en ese tiempo tenía un BlackBerry. 

Las ganas de llenar su perfil de información eran inmensas. Cuando aprendió a utilizar esta red empezó a subir fotos cada día, publicaba los sitios donde se encontraba o a que lugar iba a viajar. Su vida empezó a tener un cambio; su gusto por el deporte desapareció, no le gustaba salir de su casa, y cuando lo hacía era para tomarse unos tragos con el fin de tener algo “interesante” para publicar; alcanzó muchos amigos en un par de meses, aceptaba todo tipo de solicitudes de amistad para obtener más ‘like’ en sus fotos de Facebook.

El tercer puesto después de Snapchat y WhatsApp en compartir o publicar fotos, lo ocupa la red social . Sus 1,4 mil millones de usuarios comparten alrededor de 4.501 fotos por segundo, significando alrededor de 350 millones de imágenes subidas diariamente.

De acuerdo al catedrático de Psicología de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de España, Enrique Echeburúa, el aumento del uso de la red social Facebook dentro de la población conformada por los jóvenes, es una clara muestra de cómo pueden llegar a habituarse estas personas al citado medio virtual de interacción.

Las afirmaciones del profesional son categóricas al afirmar que algunas de las situaciones negativas que puede crear el desarrollo extremado tanto de las visitas como aplicación de información en este grupo del ciberespacio, son el aislamiento social en primer lugar. Esta es una consecuencia que se produce cuando la persona estimula más sus relaciones virtuales que el desarrollo pleno de su personalidad dentro de un entorno real, físico, situación que queda de manifiesto en el aumento de visitas que alguien perteneciente a la red como usuario(a) desea imponer sobre otras prioridades.

El joven o la joven sienten que sólo tienen una verdadera aceptación cuando ingresan a estas redes porque sólo tienden a destacar lo positivo, la parte que todos queremos que vean de nosotros, la negación de defectos y el establecimiento de relaciones que sólo buscan una satisfacción inmediata.

Otro factor que ha sido afectado por el uso de Facebook, sin ser conscientes de que este espacio se debe tratar con responsabilidad y limitaciones, son las relaciones que los jóvenes establecen con sus familias. Como le ocurrió a Felipe, él llevaba una relación amena con sus padres y dialogaban mucho, pero con la llegada de Facebook estas interacciones se fueron dejando a un lado, puesto que ya no quería salir de ese mundo de apariencias.

Imagen tomada de la Jornada Web

Una investigación realizada por Kaspersky Lab y iconKids & Youth, acerca del impacto que está teniendo internet en las relaciones familiares, arrojó que la percepción es negativa y se está convirtiendo en causa de distanciamiento entre padres e hijos.
Fueron en total 3.700 familias encuestadas en siete países, y los resultados permiten dar una idea sobre el cambio que está sufriendo la familia tradicional como consecuencia del mundo digital actual. Se encontró que el 21 por ciento de los padres y el 22 por ciento de los niños consultados coinciden en que internet y los dispositivos tecnológicos están generando tensiones familiares.

Facebook puede detectar la personalidad de nuestros jóvenes, y puede incidir en ella llevándola a tener un cambio transcendental. Lo ideal, es que se pueda contar con un sistema de seguridad mucho más desarrollado, en donde una persona pueda navegar sin preocupaciones. Esto no es simplemente un problema de Facebook, sino un problema social debido a que nuestros jóvenes en pleno siglo XXI aún no comprenden que las nuevas tecnologías y en especial esta red debe ser tratada con responsabilidad, evitando caer en las “fake News” o en el cambio de conductas.

Share

Comentários no Facebook