Médicos, enfermeras y personal de la salud en el Huila reclaman dotación de bioseguridad ante Covid-19 y contratos laborales dignos

Por: Redacción de Suregion.

Los primeros cuatro casos de fallecimientos de médicos colombianos por causa del Covid-19, y la expedición del Decreto 538 del 12 de abril por parte del Gobierno Nacional que en su artículo 9 establece una suerte de alistamiento obligatorio para todo el personal de salud para atender la pandemia del Covid-19, encendieron las alarmas entre médicos, enfermeras y personal sanitario en todo el país. A través de sus agremiaciones, reclamaron al Gobierno Nacional y al Ministerio de Salud garantizar la dotación de elementos suficientes de bioseguridad, mejorar sus condiciones de contratación laboral y realizar ajustes al artículo 9 del Decreto 538. En el municipio de Garzón, personal de la salud realizó un plantón frente a su lugar de trabajo el pasado 13 de Abril, reclamando dotación de elementos de bioseguridad y garantías laborales. En Neiva, médicos y enfermeras denunciaron que no cuentan con dotación suficiente de elementos de bioseguridad para atender a los pacientes infectados con el virus y que la ausencia de contratos laborales dignos con clínicas y hospitales, los pone en situación de extrema vulnerabilidad y riesgo de salud.

Los empleados del sector de la salud en Neiva y el Huila, como los del resto del país, están acudiendo a sus lugares de trabajo para atender a los pacientes en medio de la pandemia del coronavirus, sin contar con la dotación necesaria y suficiente de elementos de protección personal o bioseguridad. Por ejemplo, hoy en día no se consiguen los tapabocas N95, que son los indicados para la protección del personal sanitario..

Las Aseguradoras de Riesgos Profesionales, que junto con las empresas de salud tienen la obligación de dotar al personal sanitario de elementos de bioseguridad, han hecho muy poco o nada a más de un mes de iniciada la emergencia por Coronavirus. Ahora el gobierno les ha indicado un plazo perentorio para la dotación del personal, pero está por verse si cumplen con esa responsabilidad. 

En esas condiciones tan precarias, el personal de salud se ha visto obligado a conseguir algunos elementos básicos de protección con sus propios recursos.

El personal de salud de Neiva y el Huila se ha visto obligado a conseguir algunos elementos básicos de protección con sus propios recursos, ante la falta de dotación por parte de las ARL, las instituciones de salud y el propio Gobierno.

Precariedad laboral del personal de la salud

Alrededor del 70% de los médicos del país no tiene un contrato laboral formal. Esto implica que si se enferman en cumplimiento de su misión y deben dejar de trabajar por varias semanas o meses, quedan desprotegidos; si fallecen, sus familias tampoco estarían resguardadas. Por ello, voceros de los gremios que agrupan a los médicos solicitan de manera vehemente que al menos se les de una contratación formal transitoria durante el periodo de la pandemia. Una situación similar, o quizá peor, viven las enfermeras y los demás trabajadores asistenciales del sector salud.

El médico Francisco Ruiz publicó una denuncia en su cuenta de Facebook

La vinculación laboral de la mayor parte del personal de la salud en Colombia no se da en forma directa con Clínicas, Hospitales y EPS, sino a través de intermediarios como sindicatos gremiales y cooperativas. Por lo tanto, en el caso del Huila el patrón de estos médicos y enfermeras no es el Hospital Universitario, ni Uros ni Medilaser, sino el intermediario, lo cual facilita que tales instituciones y empresas eludan sus responsabilidades con la dotación de elementos de salud para este personal sanitario. ¿Quién es el patrón? Es la pregunta que se hace a la hora de exigir dotación en bioseguridad, pues el gobierno dice que es responsabilidad de quienes los contratan y de las ARL.  No se sabe a ciencia cierta. Y mientras tanto el tiempo pasa y los riesgos y situaciones reales de contagio por Covid-19 entre el personal de la salud se incrementa a ritmos inquietantes.  

Y según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las próximas tres semanas serán las más críticas para América Latina en cuanto a expansión del contagio por Coronavirus entre la población ( o sea lo que resta de Abril y la primera semana de Mayo).  

El Decreto 538 fue inconsulto y autoritario

La expedición el pasado 12 de abril por parte del Gobierno Nacional del Decreto 538, levantó una reacción de alarma e inconformidad de parte de los empleados del sector de la salud, en especial por el contenido del artículo 9 que estableció una especie de alistamiento obligatorio del personal sanitario para atender las necesidades de la pandemia por Covid 19, sin que al mismo tiempo se ofrecieran garantías ciertas de protección de elementos básicos de bioseguridad y mejoras en su precaria situación contractual.

Varios médicos consultados por Suregión señalaron que el gobierno y las instituciones de salud deberían garantizar al personal sanitario, en primer lugar, protección de su salud y sus vidas con todos los elementos de bioseguridad necesarios. En segundo lugar, el reentrenamiento del personal ( se trata de una enfermedad de tratamiento complejo, y no todo médico o enfermera recién graduados o sin formación específica están preparados ni tienen la experiencia para esto). El manejo del Covid 19 requiere la participación de todos los especialistas en áreas críticas de la región. En tercer lugar, se precisa con urgencia propiciar una contratación laboral decente del personal de salud.

Asimismo, a la par que se aumenta el número de pruebas diagnósticas para la población, se deben garantizar las pruebas suficientes y oportunas para el personal de la salud, que está en la primera línea del contagio.

Ministro de Salud anuncia algunos compromisos con voceros de los médicos

El pasado 13 de Abril, voceros de la Federación Médica Colombiana, del Colegio Médico Colombiano y varios sindicatos médicos, sostuvieron una reunión con el Ministro de Salud Fernando Ruiz, al final de la cual se anunciaron algunos compromisos del Ministerio para atender las reclamaciones y demandas de los galenos.

El Doctor Roberto Baquero, Presidente del Colegio Médico, como vocero de las agremiaciones médicas que participaron de la reunión con el Ministro, subrayó el compromiso del gobierno de expedir una resolución que precisaría los alcances del artículo 9 del Decreto 538, en el sentido de que el llamado obligatorio al personal de la salud para atender la pandemia se haría solo en el caso de que resultara necesario, en forma escalonada y con previa dotación de elementos de bioseguridad y entrenamiento específico de las personas que serían llamadas.   

En cuanto a la dotación de EPP (Elementos de Protección Personal) para el personal sanitario, se precisó que los primeros responsables son los empleadores, con apoyo de las  ARL. Empero, la Presidencia anunció que hará una compra a gran escala de insumos de protección , “que mantendrá en reserva para una fase más avanzada de la pandemia.”  El Ministro se comprometió a practicar las suficientes pruebas diagnósticas rápidas al personal de la salud en medio de la crisis.

El ministerio expedirá una reglamentación sobre el artículo 9 del decreto,  en la cual se precisarán algunas cosas, como las siguientes: el llamado obligatorio al personal de salud se hará solo en caso de que sea estrictamente necesario y de manera escalonada. El personal llamado será previamente entrenado y contará con dotación de bioseguridad suficiente. 

El Doctor Baquero informó que el Ministerio de Salud revisará las condiciones laborales del personal de salud, conjuntamente con los Ministerios de Hacienda y de Trabajo, y la posibilidad de mejorar las condiciones de contratación laboral en forma temporal durante la pandemia.

Share

Comentários no Facebook