Se realizó el Tercer Encuentro Nacional de Estudiantes de la Educación Superior (ENEES 3.0) en Popayán.

Con un llamado a la convergencia en función de ampliar la resistencia social por el derecho a la educación y los derechos sociales de las mayorías, tuvo lugar en la sede de la Universidad del Cauca, en Popayán, el Tercer Encuentro Nacional de la Estudiantes de la Educación Superior ( ENEES 3.0)

Por: Jaime Navarrete, periodista Suregión.com

Juan Gamboa , estudiante de Ingeniería Civil, de la Universidad Industrial de Santander,  tuvo que vivir toda una travesía de más de 36 horas para llegar a la Universidad del Cauca, en Popayán, sede del ENNES 3.0, al que estaban convocadas las 56 Instituciones de Educación Superior que hacen parte de esta plataforma unitaria del movimiento estudiantil.

<<Nosotros nos detuvimos donde había bastantes delegaciones, que no estaban retenidas pero si estaban ahí como a la espera, porque sabían que más adelante los policías estaban reteniendo, narra Gamboa a Suregión. Logramos acordar que salíamos en caravana y después fuimos a cruzar un puente y justo antes de hacerlo había un policía, el cual retuvo nuestro vehículo y solicitó verificación de la ruta: ese fue el primer altercado que tuvimos. Más adelante, antes de llegar a un peaje, nos retuvo de nuevo la policía, no nos dijeron porqué ni nada por el estilo. Nosotros teníamos incertidumbre; cruzando la calle había dos sujetos con auriculares y radios, vestidos de civil, en una moto de alto cilindraje, tomando fotos y mirando hacia los buses… Eso fue como un especie de alerta. En una cuarta parada, nos retuvieron otra vez y empezaron a desarticular la caravana, había unos 17 buses con delegados estudiantiles de varias universidades públicas y privadas del país. La policía decide empezar a mandarlos de a tres en tres, no todos en bloque, en caravana, que sería lo más óptimo, lo más seguro, sino que nos empiezan a mandar de tres en tres…>>

Todo ello porque la vía Panamericana, la más importante de Colombia y la ruta que une a varios países del continente, se encuentra taponada por indígenas y campesinos, que instalaron la Minga por la Vida desde el pasado día 10 de Marzo,  no solo en el departamento del Cauca, sino en el Huila, donde también las diversas vías que unen estos departamentos fueron intervenidas para llamar la atención del Gobierno y visibilizar sus problemáticas.

Aproximadamente 16.000 mil indígenas y campesinos se concentraron en puntos estratégicos, donde también hizo presencia el Ejército Nacional, que detuvo a varias delegaciones exigiéndole papeles y justificación de su trayecto y destino. La situación más crítica se vivió en sectores como Totoro, donde quedaron atrapadas las delegaciones de las universidades Externado, Sergio Arboleda y La Salle, en medio de enfrentamientos entre grupos del Escuadrón Móvil Antidisturbios ESMAD y los(as) Mingueros. Todo ello postergó la llegada a tiempo a la Universidad del Cauca de las diversas delegaciones de universitarios provenientes de todos los rincones del país.

En medio de la plenaria, los y las estudiantes tejen simbólicamente sueños y esperanzas.
La idea fue de estudiantes de Artes Plásticas de la Universidad Nacional.

La Minga por la defensa de la Vida, el Territorio, la Justicia y la Paz,  que se está desarrollando en todo el Suroccidente Colombiano no es fruto de improvisaciones, ni de caprichos, pues ha sido planeada y organizada desde hace más de un año por diversas organizaciones sociales, entre ellas la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, el Congreso de los Pueblos, el Consejo Regional Indígena del Huila, CRIHU, entre otras, que tejieron alianzas con diferentes organizaciones sociales para tener acompañamiento y apoyo. Además, la Minga se fundamenta en un pliego de peticiones que recoge el incumpliendo de acuerdos logrados con Gobiernos pasados, como el decreto 1811 firmado en 2017 por el Gobierno de Santos, con el cual se ampliaba el marco de acción de la Comisión Mixta para el Desarrollo Integral de la Política Indígena del Cauca, que definía instrumentos para, de manera conjunta, establecer políticas públicas para los pueblos indígenas, y que ahora el presidente Duque pretende dejar sin fondos.

Del mismo modo, exigen la protección de los territorios y del Macizo Colombiano frente a la política minero-energética; garantías y protección a líderes y lideresas sociales; cumplimiento del Acuerdo final de Paz y restablecimiento de la mesa de diálogo con el ELN; desmonte del ESMAD y del servicio militar obligatorio; impulso y reconocimiento de las Zonas de Reserva Campesina, reconocimiento del campesinado como sujeto de derechos, desmonte del paramilitarismo en Colombia y el cumplimiento del Acuerdo entre el Gobierno Nacional y el Movimiento Estudiantil e inclusión de este en el Plan Nacional de Desarrollo.

Al respecto, el líder estudiantil Juan Gamboa puntualiza: <<Son reivindicaciones justas del Suroccidente Colombiano, por ello el Estado debe llegar a esta zona y cumplir los más de 1300 acuerdos incumplidos -en décadas-, a las minorías étnicas e indígenas que hoy se encuentran conglomeradas en la vía Panamericana y en todo el sector…>>

Mándala simbólica a la UNEES

De igual forma, representantes de las etnias indígenas y grupos campesinos que están desarrollando la Minga, llegaron hasta las instalaciones de la Universidad del Cauca a expresar su apoyo al movimiento estudiantil colombiano, al que exaltan por su firme actividad para sentar al Gobierno Nacional a negociar un acuerdo que permitió mitigar la crisis presupuestal de  la educación pública superior. La Ley 30 de 1992, la Ley Contingente al Ingreso y programas gubernamentales como “Generación E”, han conducido a una desfinanciación y privatización paulatina de la educación superior, y limitan cada vez más el acceso a la educación superior de los sectores populares.

Igualmente, el profesor de la Universidad Nacional y presidente de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios, ASPU, Pedro Hernández Castillo, hizo un llamado en la tarde del domingo 17 de marzo, mientras se desarrollaba un intenso debate sobre la reestructuración de la plataforma estudiantil,  a tener en cuenta que:  <<la tarea no acabó el 14 de diciembre de 2018, ¡empezó! Tenemos que seguir trabajando en las nuevas fuentes de financiación, consolidar el capítulo de derechos humanos, que no sea teoría, sino una práctica, y también tenemos que seguir trabajando en cada una de las mesas que acordamos ese histórico día”. Basta aclarar que se refería a las mesas técnicas que se acordaron para abordar los puntos del Acuerdo firmado entre los estudiantes y el Gobierno.

En las mesas técnicas se espera que los insumos surgidos del ENEES 3.0, sirvan para alimentar el debate y las propuestas del estudiantado en torno a la reforma del ICETEX, que es el organismo estatal que financia la educación a través del apoyo a la demanda y no de la oferta- el movimiento universitario exige que la política de financiación sea orientada hacia ampliar y cualificar la oferta educativa que hacen las instituciones públicas-. Igualmente la reforma de los artículos 86 y 87 de la Ley 30, los cuales imponen límites estrechos a la financiación estatal de las IES y presionan el autofinanciamiento de las mismas, lo que libra al Estado de su responsabilidad inherente de garantizar el derecho a la educación, y abre la puerta a la privatización progresiva de la educación en las IES, a través de la venta de servicios e incremento del precio de las matrículas.

Desarrollo de la Mesa A, regalías y reforma de los artículos 86 y 87 de la Ley 30 de 1992

Otro de los debates gruesos en el Encuentro fue la propuesta de Referendo por la Educación que la Bancada Alternativa en el Congreso de la República propuso apoyar no solo en su formulación sino en su promoción; sin embargo, reconociendo que los motivos que sustentan dicho referendo son totalmente válidos y compartidos por el movimiento estudiantil, surgió una preocupación general  y es que este proceso sea utilizado en la coyuntura electoral para conseguir intereses políticos particulares, por lo que se dejó claro que el movimiento estudiantil no es propiedad de ningún partido o movimiento político, sino fruto de la convergencia del anhelo estudiantil de luchar por la educación como un derecho fundamental.

Se hizo un llamado a continuar resolviendo los pliegos locales con las administraciones de las IES, los cuales no solo se hicieron para garantizar terminar el calendario 2018-2, sino para que tuviésemos –profesores, empleados y estudiantes- incidencia en los escenarios de decisión de las distintas IES, y se plantearan cambios sustanciales que permitan mejorar el bienestar educativo en cada Universidad.

En cuanto a los recursos que ingresarán por el Sistema General de Regalías, se dieron varios debates que pasaron por analizar el papel de los voceros a la hora de firmar este documento, pues no tuvieron en cuenta que la estrategia del Gobierno, como aclararon muchos, es dividir el movimiento social, al lograr que estudiantes acepten este método de financiación de la educación pública, justificando así la explotación minera y proyectos hidroeléctricos en los territorios, cuestión que va en contravía del apoyo que expresa el movimiento estudiantil a la lucha indígena y campesina, por la defensa de sus territorios.

Sin embargo, uno de los consensos que se puede extraer es que los estudiantes aceptarán los recursos que desde regalías ya están asegurados para las IES, especialmente para proyectos de infraestructura, porque desperdiciarlos sería permitir que los inviertan en otros sectores como defensa o se dilapiden por cuenta de administraciones departamentales politiqueras. Por lo tanto, según lo señaló Sebastián Guzmán, estudiante defensor de este punto, cada Institución de Educación Superior debe <<No solo vigilar, sino proponer, ¿En que se van a invertir los recursos de regalías?, ¿Qué proyectos vamos a impulsar?>>.

En cuanto a la reforma constitucional del Sistema General de Regalías que el Gobierno pretende liderar, vinculando a los estudiantes, la mayoría de las intervenciones se alinearon en una posición negativa a este punto, que busca asegurar recursos fijos del sistema de regalías a la educación superior en el país. Al respecto muchos delegados estudiantiles dijeron que se deben explorar otras fuentes de financiamiento, que no se sustenten en el detrimento de la biodiversidad, los territorios y las comunidades que los habitan y protegen.

Mural indígena en la Universidad del Cauca

Juan Gamboa recalcó: <<Creó que esta es la etapa crucial de todo movimiento social o político, estamos atravesando el primer año con todas sus complicaciones, con nuestros problemas logísticos y demás. Sin embargo, políticamente hemos crecido y madurado bastante después un año de movilizaciones; yo creo que en este 2019, la UNEES va volver a esa etapa de expansión, con todo el desgaste que tuvimos hemos aprendido demasiadas cosas, (…) y creo que vamos a seguir construyendo el modelo de universidad y de país que queremos>>

Uno de los últimos inconvenientes que tuvo el desarrollo del ENEES 3.0 fue el tropel que iniciaron unos 30 encapuchados(as), que se infiltraron en la Universidad del Cauca, provocando una situación de confusión y desorden, que llegó a su punto crítico cuando el ESMAD atacó por la Avenida el Tulcán.. Sin embargo, el equipo que organizó este encuentro nacional fue enfático en rechazar este hecho que puso en peligro la seguridad de los asistentes al encuentro y distorsiona el espíritu dialogante y propositivo que ha construido el movimiento estudiantil.

Comunicado oficial de la UNEES Cauca, ante los hechos ocurridos en la noche del domingo 17 de Marzo, en el marco del ENEES 3.0

Por ahora, son muchos los debates que se deben empezar a desarrollar en los programas y facultades de todas las IES del país, con el fin de oxigenar las mesas técnicas que se vienen desarrollando con el Gobierno Nacional; fortalecer el lazo entre los(as) estudiantes y  el movimiento social que plantea diversas acciones para este 2019, y establecer unos horizontes programáticos a mediano y largo plazo que permita a los(as) estudiantes seguir reflexionando, organizando y proponiendo un proyecto educativo que consiga alcanzar el sueño postergado de tantas generaciones: una educación pública, gratuita, universal y de calidad.

Share

Comentários no Facebook