¿Por qué estudiar Antropología en la Usco?

Por: Carlos Arturo Monje Alvarez, Jefe de Programa de Antropología, Universidad Surcolombiana

En este artículo, el profesor Carlos Arturo Monje, Jefe del nuevo  Programa de Antropología de la Universidad Surcolombiana, explica qué es la antropología, para qué sirve, y qué le ofrece el nuevo programa a los aspirantes a estudiarlo. Las inscripciones al Programa de Antropología de la Usco están abiertas hasta el próximo 6 de abril, para iniciar con la primera cohorte del periodo 2021-1 el próximo mes de Junio en Neiva.

¿Qué es la antropología?

La antropología es una ciencia social que estudia integralmente al ser humano, en los aspectos

físicos y las manifestaciones sociales y culturales de las comunidades, para entender lo que

piensan y sienten, las razones y motivaciones de sus comportamientos. Esto tiene que ver con 

su realidad histórica, social, cultural y biológica.

La finalidad de la antropología es producir conocimiento sobre el ser humano en sus diversas

esferas, intentando abarcar tanto las estructuras sociales de la actualidad, la evolución

biológica de nuestra especie, el desarrollo y los modos de vida de pueblos que han

desaparecido y la diversidad de expresiones culturales y lingüísticas que caracterizan a la

humanidad.  

La antropología es una disciplina amplia y diversa. Los profesionales formados en ella no solo

se dedican a la arqueología, que se ocupa de estudiar las sociedades extintas a partir de sus

vestigios materiales, sino también a estudiar las comunidades étnicas, y a trabajar en áreas

como la lingüística, las ciencias forenses, la biología, el medio ambiente o el consumo. Hoy en

día muchos antropólogos estudian fenómenos del mundo contemporáneo como las llamadas

tribus urbanas o el comportamiento de las personas en las redes sociales.

Para abarcar la complejidad del ser humano se divide en varias subdisciplinas: la

antropología física, que tiene como objeto el estudio de la evolución y variabilidad biológica

humana, tanto pasada como actual; la arqueología, que estudia los cambios que se producen

desde las sociedades antiguas hasta las actuales, a través de restos materiales dispersos en

la geografía y conservados a lo largo del tiempo; la lingüística, que es el estudio científico

tanto de la estructura de las lenguas naturales y de aspectos relacionados con ellas como de

su evolución histórica, de su estructura interna y del conocimiento que los hablantes poseen

de su propia lengua; y la antropología social, que se caracteriza por su enfoque holístico y

la atención que presta a la diversidad comparativa de sociedades y culturas alrededor del

mundo.

¿Para qué sirve?  

La antropología sirve para entender la diversidad cultural de Colombia. Y aunque esto suena 

muy abstracto, se puede materializar en muchas cosas prácticas: las entidades públicas que 

deben interactuar con comunidades, por ejemplo, buscan a los antropólogos por su facilidad 

para comprender las realidades que viven las poblaciones colombianas, su forma particular de 

ver el mundo y la manera más adecuada para interactuar con ellas.

Nos permite conocer situaciones o conductas que resultan extrañas a nuestras maneras de 

ser, de pensar, de concebir el mundo y de comportarnos. Para tener otra visión de la realidad,

para evaluar lo que media entre los conflictos socioculturales o simplemente, para seguir 

aprendiendo las formas variables de vida y expresión que adoptamos los seres humanos y los 

ámbitos diversos en los que nos desenvolvemos. La mirada antropológica nos ofrece una 

visión holística, a partir de la cual cobra sentido lo que nos causa curiosidad o extrañeza.

¿Por qué estudiar antropología?

Antropología es una carrera dedicada a quienes tienen interés en estudiar los grupos 

humanos, las sociedades en su diversidad. Nos permite entender al otro y no juzgarlo, saber 

que no hay una sola realidad, sino múltiples realidades e interpretaciones.

Se   estudia   antropología   para   conocer   lo   disímil,   aprender   la   multitud   de   variantes

socioculturales habidas y por haber, dar sentido al comportamiento y la razón, a la realidad 

intrínseca en un grupo humano, conocer los hábitos, costumbres, formas de relación, rituales 

de paso, simbología, relaciones sociales, etc., es decir, la complejidad que envuelve al ser 

humano. Estudiar antropología hará que tu mirada cambie y que tu pensamiento se transforme, y verás que son infinitas las culturas en este mundo cada vez más “global” y desigual.

Para reconocernos en nuestra idiosincrasia y fortalecer los rasgos identitarios que nos 

caracterizan como grupos, como región y como nación. Para explorar nuestro pasado,

entender el presente y proyectar nuestro futuro. La arqueología, por ejemplo, contribuye a que 

todas las obras de infraestructura que se lleven a cabo hoy en el país cuenten con 

antropólogos especializados en arqueología para que certifiquen el respeto del patrimonio y el 

buen manejo de los hallazgos arqueológicos. La arqueología de preservación en las obras de 

infraestructura y en los proyectos mineros aportan a la formulación de planes de manejo

arqueológico de las zonas a ser intervenidas, como requisito para poder desarrollarse.

¿Qué ofrece la USCO a los aspirantes?

La Universidad Surcolombiana es una institución pública de carácter nacional, comprometida 

con el desarrollo de la Región y del país mediante la formación de profesionales de alto nivel 

de calidad, la indagación y búsqueda de alternativas a sus problemáticas y necesidades, así 

como la proyección de sus saberes al contexto social. Cuenta con acreditación de alta calidad

y su ámbito de acción inmediato es la región Surcolombiana, con un potencial altamente 

significativo para la formación y desarrollo de sus propósitos misionales en todas las áreas de 

la carrera.

Hay que tener una mente abierta para estudiar antropología, estar dispuesto a cualquier 

conocimiento que se aparte de nuestra lógica habitual. No es una carrera solo de oficina. Los 

antropólogos viajan mucho, conocen nuevos lugares y culturas, y lo mejor y más importante,

buscan soluciones prácticas a problemáticas que presentan internamente los distintos 

pueblos. La investigación y el trabajo de campo son constantes. Sin trabajo de campo no hay 

antropología. Así no sea en el ámbito rural, sino en un entorno urbano o digital, es fundamental que el antropólogo vaya a terreno.

Si te interesa la investigación etnográfica, es decir, el estudio de los pueblos y las culturas, 

probablemente esta carrera sea de tu elección. Uno de los métodos que caracteriza a esta 

ciencia, es el trabajo de campo que conlleva al descubrimiento de las formas de relación entre 

un grupo social dado, una observación participante, entrevistas, métodos cuantitativos y 

cualitativos, entre otros, para la comprensión de las singularidades de los grupos humanos.  

Esta interesante carrera requiere de una motivación especial si quieres estudiarla. No en todas 

partes necesitan antropólogos, pero si de verdad te gusta la carrera siempre vas a encontrar 

trabajo. Es una profesión que exige mucha proactividad y un real compromiso e interés porque

es una disciplina comprensiva de cuya mirada requiere la región y el país.

La región Surcolombiana donde se aloja la carrera constituye un lugar privilegiado para la 

formación y el estudio, desde sus diversas ramas, de nuestras realidades y problemáticas 

culturales. Gozamos de una pluralidad de grupos sociales y étnicos que pueblan nuestra 

geografía, tales como los Misak, Nasa, Yanakunas, Pijao, Embera. Igualmente, riquezas 

arqueológicas en todo su territorio, destacándose San Agustín, reconocido como patrimonio 

cultural de la humanidad por sus esculturas monolíticas.  

Antropólogo José Vicente Rodríguez, profesor de la Universidad Nacional de Colombia.

Share

Comentários no Facebook