El Telón , una nueva apuesta estética y política

Por: Jaime Navarrete Roa, periodista Suregión

Todo fluyó de modo armonioso en la III versión de El Telón,  realizado en Neiva entre el 4 y el 6 de Septiembre, gracias al esfuerzo, compromiso y convicción de varios jóvenes que se agrupan en el Colectivo Audiovisual Dialogando, quienes desde hace aproximadamente un año vienen fortaleciendo esta propuesta en articulación con diversas organizaciones, instituciones y colectivos.

Edson Velandia, uno de los cuatro invitados a la III versión de El Telón, se comunicó con los y las organizadores unos pocos días antes del evento con el fin de cancelar su presentación debido a que se encontraba delicado de salud. Este fue solo uno de los retos que debió enfrentar todo el equipo organizador del certamen cultural. A lo anterior se sumaron las peripecias y contratiempos que se tuvieron para conseguir los recursos económicos necesarios para el evento, con el fin de sufragar los gastos de viáticos y pago a artistas invitado, equipos y montaje del sonido, alimentación y demás temas logísticos.

Póster oficial del Telón III

Los y las artistas invitados fueron: Leider Capaz, un estudiante de Licenciatura en Lengua Castellana, miembro del Cabildo Indígena Universitario de la USCO, y apasionado por la música que rescata sus raíces autóctonas; Marla Hernández, reconocida cantante de música Colombiana; La Múcura, grupo integrado por dos artistas caleñas cuyo último disco llamado Surquifónica, es producto de un viaje de tres años por Sudamérica, en el cual conocieron diferentes organizaciones y colectivos que se enfocan en el trabajo social, ambiental y comunitario. Y finalmente, Edson Velandia, un artista que es reconocido a nivel nacional por sus icónicas canciones que contienen una llamativa crítica social, política, cultural y económica del contexto colombiana. Velandia, finalmente pospuso su presentación para una próxima oportunidad, por quebrantos de salud.

El evento tuvo una duración de tres días, entre el 4 y 6 de Septiembre. El primer día arrancó con la presentación de la revista Al fin las palabras, del estudiante de Licenciatura en Lengua Castellana Juan David Cáceres Pinzón, amante a los libros, la poesía y la escritura, quien gracias al apoyo del Grupo Asociativo Afecto y Vida y la Librería La Madriguera, lanzó la primera edición el 1 de junio del año en curso.

Al fin las palabras recoge -como afirma su editor-, una propuesta “para darle voz y participación a quienes, desde sus soledades, miedos, preguntas y sueños, escriben sobre la complejidad del ser humano y de la existencia”, por medio de la publicación de cuentos y poesía, en su mayoría inéditos, escrita por amantes a las letras como Sebastián Gómez, Claudia Álvarez, Violeta, Julián Cangrejo y Alejandro González.

Fotografía tomada de la Fanpage de Dialogando

En el segundo día tuvo lugar el conversatorio “Identidad Regional en la Música Alternativa”, y los ponentes fueron Juan Pablo Rodríguez, Flaco Dusán, Juan Guillermo Soto, quienes bajo la moderación del profesor Marco Ceballos, ahondaron en el significativo papel que viene cumpliendo la música alternativa, aquella que rescata los sonidos de lo local en la transformación y reconfiguración de la identidad individual y colectiva.


Un aspecto del conversatorio sobre músicas alternativas. Imagen tomada de la Fanfage de Dialogando

En la tarde se realizó una Feria de Artesanos Locales, en el Hall Central de la Universidad Surcolombiana, escenario principal de esta tercera versión de El Telón. Allí llegaron más de 15 organizaciones, grupos, colectivos y parches, como la Imprenta Comunera, el Cabildo Indígena, entre otros, que vienen generando saberes y difundiendolos a partir de la autogestión y la comunalidad, o creando productos con elementos que no afectan a nuestra Pachamama. Sumultáneamente, los y las artistas ensayaban para sus presentaciones horas más tarde.

Trabajo de la Imprenta Comunera, fotografía de Edier Hernández.

A eso de las 4:30 p.m fue arrancando la presentación musical en las Agoras de la cede central de la Usco, que representó toda una apuesta en juego de sentires, utopías y hasta frustraciones, recogidos en el caminar de los diversos artistas que desfilaron frente a un público muy amplio, diverso y entusiasta. Leider Capaz descrestó por la fuerza de su voz y la lírica de sus canciones, algunas de ellas fruto de la musicalización de poemas del escritor huilense José Eustasio Rivera.

Leider Capaz, en el escenario.

Posteriormente apareció en el decorado y sutil escenario Marla Hernández, una bella joven que acompañada con sus músicos, hizo que varios de los indiferentes que corrían apurados por los pasillas de la U se detuvieran a apreciar las canciones que interpretaba. A través de ellas evocó a los pueblos, las veredas, la vida en familia, los recuerdos de antaño que muchos y muchas solemos mantener guardados.

Las chicas de La Múcura pidieron un tiempo prudente para acomodar el escenario de acuerdo a su dinámica musical, el telón se cerró, mientras Laura Perdomo y Santiago Zabala acomodaban todo para la presentación. El público en las ágoras era cada vez mayor y estaba a la expectativa de lo que vendría más adelante.

Luego hubo humo y luces verdes, rojas, amarillas…aparecieron dos chicas en el escenario y en la mitad de ellas una mesa con artilugios, y más abajo en una manta varios libros, titulados RAIS, rodeados por velas. Esta presentación fue recibida con muestras de alegría por parte del público, seguramente por la pasión con la que cantaron y conversaron con los asistentes, porque sí, hubo un tiempo para todo, hasta para bailar con este grupo.

La Múcura

Trajeron sonidos de ballenas del Pacífico, aguas de ríos, cantos de pájaros, fue una exhibición de su caminar, de sus reflexiones que llaman al cuidado de la vida, al amor propio, a la paz. Incluso, al escéptico don Armado, de Café y Letras, se le vio deslumbrado al lado del escenario. Hubo mucha emoción, y cuando acabaron su repertorio preparado para la noche, los asistentes gritábamos ¡otra!, ¡otra!, ¡otra!, y ellas visiblemente felices, nos cantaron Camino, una canción magistral por medio de la cual hicieron un llamado a seguir caminando colectivamente, a ser resistencia en medio de las dinámicas hegemónicas del mundo actual.

La gente ya estaba prendida, y apareció Señor Mohán, una reconocida banda de jóvenes del departamento del Huila, que en sus canciones rescatan el valor simbólico y cultural del río Magdalena, nuestros mitos y leyendas, nuestra idiosincrasia, y además, presentan una crítica a la corrupción y la violencia que nos rodean diariamente. Entonces, la mayoría de los asistentes se levantó a bailar y poguear. Al terminar esta última presentación, los y las organizadores (AORTA, Red Proyecto Sur , ContraPortada , Feu-Huila , Dialogando) agradecieron a las organizaciones, colectivos y empresas que apoyaron, entre las que se encontraban:Universidad Surcolombiana; Consejo Superior Estudiantil, C.S.E; Bull Dog Rockshop Tattoo; Puntos Suspensivos; El PATIO; Café y Charlemos; MEI – 8; ADIH; Holi; Juventud Rebelde Huila; Librería La Madriguera; Atarraya Films – Huila en imágenes; G&G Tienda Móvil.

El viernes 6 de septiembre, en el tercer piso de la Biblioteca Olegario Rivera, se desarrolló el Foro de Gestores Culturales del Huila, en el cual participaron precisamente gestores y gestoras del departamento que desde diversas artes como la pintura, la música, el teatro, han buscado promover escenarios de encuentro entre la ciudadanía y con las artes, que afirmaron: “tienen un poder transformador”.

En la tarde, con la participación de Bonny Devine, de La Múcura, Leider Capaz, y la moderación de Marcela Giraldo, se llevó a cabo el conversatorio: “¿Cómo habitamos nuestros territorios desde el arte?” Una conversación muy tranquila y amena que se desarrolló con una presencia considerable de personas, en la cual se reflexionó en torno al papel del arte en la sociedad, las dificultades para apostarle a lo cultural en el mundo de hoy, el poder de la palabra,  y se deliberó sobre el futuro de procesos como El Telón.

Allí hubo consenso en el sentido de que si persiste el interés de parte de los sectores alternativos, los jóvenes y las organizaciones, en apostarle a espacios estéticos, culturales y políticos como El Telón, habrá una esperanza de poder vivir dignamente del arte, sin necesidad de caer en las dinámicas depredadoras del mercado. Además, se enfatizó en la necesidad de reconocernos como seres humanos complejos, que a través del arte narramos y construimos nuestra identidad individual y social.

“La identidad la encontramos en la tierra, en el territorio donde vivimos”:Bonny Devine. 

Es preciso destacar la labor de Alejandro Sepúlveda, Alejandro Ospina, Felipe Quién, Marcela Giraldo, Juan Carlos Soto, Camila Díaz, y la de todas y todos los qué estuvieron poniéndole la cara, el hombro, las manos, pero sobre todo el corazón a esta apuesta de El Telón, que viene ganando adeptos y seguidores, porque es innovadora, diversa, diferente, y nos plantea el goce de nuestra juventud y de la política, a partir del espacio público, el encuentro social, el diálogo.

Share

Comentários no Facebook